~Imperfecta .

Mi foto
Yo misma soy consciente de que no soy lo típico que se puede observar cuando vas caminando por la calle. No me gusta autodefinirme, yo sólo sé que me gusta vestir de negro, quizás porque sea el color que mejor me describe por dentro. Me gustan cosas que a nadie le interesan. Me gusta pensar, comerme la cabeza con las cosas más absurdas que nadie haya podido pensar jamás, y le tengo odio absoluto a las drogas y al alcohol. En cuanto al amor… mentiría si diría que no me gusta. Lo que odio son las personas que no tienen cojones a enfrentarse a él.

jueves, 18 de febrero de 2016

Quiérete, porque puedes.

¿Es que acaso uno no puede rendirse de vez en cuando?
 ¿Una persona no puede saber cuándo fue suficiente? 
¿Acaso no vale decir: “Esto me duele mucho”, y por tanto dejar de intentarlo?

Todos tenemos un límite, y a pesar de que muchas veces lo sobrepasemos tanto que duele de manera incluso física no nos permitimos a nosotros mismos ese tipo de fracaso y volvemos a intentarlo. Volvemos a caer en nuestros mismos errores de la manera más inútil y estúpida en la que las cosas pueden suceder. Y no caemos por error, caemos por desesperación, por miedo, por rabia, por asco. Y sea cual sea la razón por la que tú caíste, párate a pensar en la razón por la cual has llegado al punto en el que estás, en si realmente merece la pena, y en lo mucho que tú mismo mereces la pena. 
Párate a pensar,
recapacita,
y sobre todo,
quiérete por encima de todas las cosas.

martes, 16 de febrero de 2016

Por qué no lo dejamos.

Por eso, te podría decir que he cambiado. Que ahora sí que sí. Que ahora entiendo por qué no funcionó lo nuestro. Que por qué no volvemos. Que por qué no intentarlo, sabiendo lo que sabemos. Pero te estaría mintiendo, y lo haría simplemente para conseguirte de nuevo, para volverte a tener, para volverme a dar a ti.
Nos estaríamos engañando de nuevo.
Y volveríamos dispuestos a ello, tan sólo por lo mucho que nos queremos.
Tan absurdo como cuando estábamos juntos y tras cada silencio resonaba siempre la misma pregunta.


Por qué no lo dejamos.


viernes, 12 de febrero de 2016

X.

“No me pongas una equis donde ya he decidido que nadie va a volver a destruirme”.